Los Protocolos de los Sabios de Sión

Edición completa con los estudios y comentarios críticos del autor.

$125,00

Acerca de este libro
Damos hoy una nueva edición de nuestro primer volumen relativo a El peligro judeomasónico. Este volumen está consagrado a los Protocolos de los Sabios de Sion, con arreglo a la traducción hecha por Serge Nilus. Nuestra primera edición tiene fecha de 1920; dos años más tarde, en 1922, dábamos a, luz los mismos Protocolos con arreglo a la traducción hecha en 1901 por Georges Butmi, y que en nuestra colección El peligro judeomasónico forma el 4° volumen; estas dos ediciones enriquecidas con notas suplementarias muy extensas, contienen aproximadamente todo lo que la crítica ha dicho a propósito de la veracidad y autenticidad, de los resúmenes que aparecieron en 1918 en Novocherkassk (Rusia Meridional) bajo este título sugestivo: Los Protocolos Sionistas, los planes para la conquista del Universo por los judíos masones. Se trata, sin duda, en ellos, de la dominación mundial de Israel, representada por la "serpiente simbólica". Ahora bien; es evidente que el plan de la "serpiente simbólica", como ya lo hemos dicho (Mons. Jouin, op. cit-, IV, 191), no es el trabajo de unas cuantas conferencias de iniciación al uso de los estudiantes israelitas, sionistas o no, sino más bien una obra meditada, retocada y adaptada a las diferentes épocas, durante muchos siglos. Los Protocolos son, pollo menos en parte, el objetivo a que se tiende, y su redacción parece basada en el conjunto didáctico de los diversos puntos que son precisos para asegurar la ejecución. Lo que el historiador judío James Darmesteter, dice de los ataques judíos contra la Iglesia (1) puede aplicarse a todos los proyectos de revolución y dominación mundiales; son siempre los judíos "los que prepararán todo ese arsenal mortífero de razonamientos y de ironías que legarán a los escépticos del Renacimiento, a los libertinos del gran siglo", a los iluminados de 1789, a los terroristas de 1793 y a los bolcheviques de 1917. La redacción inicial del programa y aun su fidelidad literal se remonta a seis siglos antes en las sombras del ghetto, y más exactamente todavía, al tiempo de Celso y de Orígenes, en la misma cuna de la religión de Cristo. Así no tiene nada de particular que encontremos en los documentos judíos más modernos, no sólo las ideas, sino los mismos términos de los Protocolos. En cuanto a la precisión absoluta referente a los orígenes y a la redacción actual de los Protocolos, tendremos que esperar al fin de la revolución judía que reduce a Rusia a la esclavitud. Toda indiscreción seria un peligro para los interesados y para sus familias. Nosotros podemos afirmar que el manuscrito traducido por Nilus estaba en lengua francesa; el zar lo comunicó al general N..., escritor de tanta escrupulosidad literaria que nos lo ha trasmitido sin haberse dado cuenta de ello. Su testimonio es precioso y concluyente; además el estudio crítico del texto nos obliga a dar por seguro que aquella misma redacción estuvo entre las manos de Maurice Joly en 1864 y entre las de Serge Nilus en 1901, el cual no conoció el libelo compuesto contra Napoleón III (Diálogo en los infiernos). Otro dato posterior a 1864, 'pero anterior al Congreso Sionista de Basilea en 1897, es el del croquis del H. •. Herir]) Labouchére, del grado 33, como Mauricio Joly, del que se hicieron más de un millón de ejemplares en el número de Navidad de 1890 en el periódico inglés La Verdad. Este croquis de los Estados Unidos de Europa con el retrato del kaiser y del emperador de Austria, que vienen a prestar sumisión ante la causa del trabajo, este croquis, decimos, apenas llamaría nuestra atención, si no reprodujera más que la República universal; pero sobre el importante territorio de Rusia, puso este rótulo: "Desierto Ruso". El H.'. Labouchére conocía indudablemente el siguiente dato de los Protocolos: "En resumen, para demostrar que todos los Gobiernos de los gentiles de Europa (2) nos son sumisos, demostraremos nuestro poder con uno de ellos, por medio de crímenes y violencias, es decir, por el reinado del terror, y en el caso en que se revolvieran todos contra nosotros, les responderemos con los fusiles americanos, chinos o japoneses." Desde 1890, la fe en el triunfo del plan judeomasónico de los Protocolos inspiró muy racionalmente sin duda al H.-. Labouchére el poner el fatal rótulo: "Desierto Ruso". Pero la irrecusable justificación del origen judío de los Protocolos está en la concordancia de su programa y de su actual realización. El hombre de talento que concibió en su imaginación este plan de nivelación mundial, para llegar a superponer la dominación de Israel, no hubiera podido desarrollarlo hoy día en absoluto, según lo había soñado; para ejecutarlo, hace falta en un pueblo, o en una prodigiosa asociación, el acoplamiento de una inagotable potencia de dinero, al servicio de una indomable fuerza revolucionaria. ¿Dónde se encuentra ese pueblo? ¿Dónde puede encontrarse esa doble fuerza, que ha de ser a la vez constructora y destructora? Acordémonos simplemente de la siguiente página del Camino de Endor (The way to Endor): "Rusia, destruida para siempre; Turquía, condenada; la Gran Bretaña, Alemania, Austria, Rumania, Servia, Italia y Francia, desangradas; todo lo que sobrevive, corre peligro de caer bajo la anarquía roja; las civilizaciones del pasado, China, México, India, Asiria, Persia, Egipto, Grecia, Roma, perecieron del mismo modo, y en el momento actual ha llegado el turno a Europa; estamos en la noche de un nuevo día. las antorchas deben volver a encenderse en las llamas mortecinas de la conflagración europea, para alumbrar la aurora de la fraternidad universal, de la paz y de la buena voluntad internacional. Y esto ¿por quién? No será por los americanos que lo materializan todo. Los americanos poseen demasiado, tienen una Patria, están encariñados con la tierra donde viven; por consecuencia, para ellos, como para las demás naciones, su patria es lo primero, dejando en segundo lugar las grandes fuerzas morales. Los jefes. del porvenir pertenecerán a una nación sin Patria, o mejor dicho, a una nación cuya Patria sea el mundo entero. "Existe aún, desde hace más de mil años, una nación, sin territorio pero con un gran espíritu nacional, cuyos hijos han sabido conservar la unidad de la sangre en todos los tiempos y en las situaciones todas que, como directores en todos los países, han venido ocupando, no por la fuerza o la cuantía de sus armamentos, sino por su supremacía intelectual y moral. "La fuerza intelectual, religiosa y moral debe reemplazar a los cañones, a los barcos, a la fuerza física; y para el manejo de esta fuerza, la Nación sin tierra a que me refiero y sin rival, es la Nación judía." Esta apoteosis de la Nación judía, es la prueba más palpable de la veracidad de los Protocolos; y el bolchevismo judaico nos traerá mañana, como hoy en Rusia, el paraíso terrestre de la humanidad sin Dios, si Francia, bajo el choque de un despertar inesperado, no es capaz de derrumbar todas las leyes laicas y de producir, según costumbres tradicionales, generaciones que se honren con el título de católicas y francesas. Los Protocolos tan formidablemente bosquejados tocan a rebato, por el incendio "del Gran Dio,"; poneos en guardia, no hay tiempo que perder. Día de Pascua, 17 de abril de 1927. E. JOUIN Protonotario Apostólico. Cura de San Agustín.

“Los Protocolos de los Sabios de Sión”

No hay valoraciones aún.